Inmigración

Qué significa el brote de coronavirus para las comunidades de inmigrantes en los Estados Unidos

Pinterest LinkedIn Tumblr

Con más de 100,000 casos confirmados de coronavirus en más de 85 países, los inmigrantes en los Estados Unidos y en el extranjero siguen siendo algunos de los más afectados por la epidemia, desde prohibiciones de viaje hasta ataques racistas. A medida que se propaga el virus COVID-19, las políticas de inmigración de la administración Trump continúan alimentando la agitación y el miedo que empujan a muchos inmigrantes en los Estados Unidos a las sombras y les impiden buscar atención médica.

Acceso a la atención médica.

Las comunidades de inmigrantes están luchando con el acceso a atención médica asequible, que sigue siendo un problema apremiante para muchos, especialmente las personas indocumentadas. En los últimos años, ciudades como Nueva York y San Francisco han implementado programas de atención médica para proporcionar cobertura universal a los residentes, incluidos los inmigrantes indocumentados y sin seguro. Bitta Mostofi, comisionado de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes en Nueva York, le dijo a NBC: “No nos importa su estado migratorio. Nos preocupamos de que todos tengan acceso a la atención médica ”.

California ha brindado beneficios de salud a menores de 18 años indocumentados desde 2016. La expansión de Medi-Cal del año pasado incluyó a residentes de bajos ingresos de hasta 26 años, extendiendo la cobertura a los 138,000 adultos jóvenes indocumentados del estado.

El estado de Washington anunció que cubrirá los costos de las pruebas COVID-19 para los residentes sin seguro médico. El laboratorio estatal está evaluando a 100 personas por día, tiene planes de realizar más pruebas, y no está cobrando a los pacientes por estas pruebas. El estado de Washington también ha publicado hojas de datos multilingües, en español y otros idiomas, sobre el virus, los síntomas y cómo puede protegerse.

Fernando García, fundador de la Red Fronteriza de Derechos Humanos, está trabajando para garantizar que las comunidades fronterizas en Albuquerque tengan información y recursos precisos en lugar de miedo y preguntas sin respuesta. García está alentando a las comunidades de inmigrantes a monitorear las noticias provenientes de organizaciones creíbles con recursos en español como los Centros para el Control de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud.

Miedo a la deportación.

De ninguna manera es un problema nuevo, es probable que muchos inmigrantes indocumentados no busquen atención médica, incluso si tienen acceso a un seguro de salud, por temor a ser deportados. Mostolfi dijo que la ciudad de Nueva York está “haciendo sonar la alarma sobre las imprudentes políticas federales que propagan una peligrosa sensación de miedo y estigma en las comunidades inmigrantes “.

En una carta abierta dirigida al Vicepresidente Mike Pence, más de 800 expertos y organizaciones legales y de salud pública instaron a la administración a declarar a los hospitales y clínicas como zonas “libres de autoridad” para garantizar que no se realicen tales acciones en o cerca de los centros de salud. “Va a socavar la salud individual y colectiva si las personas no se sienten seguras para utilizar la atención y responder a las preguntas de los funcionarios de salud pública”, dice la carta.

Una carta de nueve senadores demócratas instó de manera similar a Trump, Pence y miembros del grupo de trabajo sobre coronavirus a detener la aplicación de la ley de inmigración civil en o alrededor de las instalaciones de atención médica. La carta también pedía que Seguridad Nacional declarara públicamente que la nueva regla de carga pública de la administración no etiquetaría a los inmigrantes como “carga pública” por recibir tratamiento para el coronavirus.

“El miedo a la deportación no debería afectar si un paciente enfermo busca atención”, escribió la Dra. Mona Magat en un editorial para el Tampa Bay Times, poco después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declarara un estado de emergencia sobre el virus. Magat, un médico practicante en San Petersburgo, imploró a DeSantis que “se asegure de que sus palabras coincidan con sus acciones decisivas y solicitó públicamente que la legislatura deje de avanzar en medidas antiinmigrantes que inspiran miedo, como el mandato E-Verify hasta que el coronavirus esté bajo control”.

En una declaración contradictoria al Miami Herald, ICE declaró que COVID-19 no es una “circunstancia exigente“, pero aun así alentó a las personas a buscar atención para el virus “sin temor ni vacilación”. Ni el ICE ni el DHS han declarado hasta el momento explícitamente que no se dentendrá en los centros de atención médica.

Prohibiciones de viaje y violencia

A fines de enero, el presidente Trump suspendió y limitó la entrada de inmigrantes y ciudadanos extranjeros que venían de China, y dirigió a las personas que habían viajado recientemente a China a 11 aeropuertos estadounidenses designados. El 29 de febrero, la proclamación se extendió para restringir a los que vienen o viajan a Irán en los últimos 14 días. Los brotes tempranos notables en Italia y Corea del Sur no han cosechado tales limitaciones de viaje hasta ahora.

“Cerrar la frontera, construir un muro fronterizo no detendrá ningún virus si no es por la colaboración entre los gobiernos, y creo que debería ser una prioridad, colaboración en lugar de aislamiento”, dijo a KOB4.

Varios videos que muestran confrontaciones racistas y violentas contra asiáticos y asiático-estadounidenses han circulado recientemente en las redes sociales, mientras que las empresas y restaurantes de propiedad asiática desde Seattle hasta el barrio chino de Nueva York han reportado caídas significativas en los negocios en las últimas semanas.

Kaley LaQuea es una periodista galardonada en varios medios de comunicación que ha creado contenido desde el 2008. Es apasionada por la justicia económica, ambiental y social. Tiene relación poco saludable con el café y sus dos gatos: Totoro y Mononoke. Kaley es una contribuidora de Noticias para Inmigrantes. Este artículo fue traducido del inglés por Rocio Segura.