Uncategorized

Lo que sabemos hasta ahora sobre las vacunas contra el coronavirus

Pinterest LinkedIn Tumblr

El principal problema con algunos virus es que mutan, lo que hace casi imposible precisar una fórmula o composición para que la vacuna funcione. La influenza, por ejemplo, puede cambiar en un año, lo que significa que la influenza que infectó a una población no tendrá la misma disposición molecular que la que infecta a la misma comunidad en 12 meses, lo que dificulta los esfuerzos para una vacuna completamente efectiva. Hay otros virus que son aún más agresivos, como el VIH, que pueden mutar en una sola ronda de infección. La variabilidad conocida en los virus hace que muchos médicos digan que obtener una vacuna efectiva a principios del próximo año es un objetivo muy ambicioso.

“Hay algunos virus contra los que todavía no tenemos vacunas”, dijo el Dr. David Nabarro a CNN. El Dr. Nabarro es profesor de salud global en el Imperial College de Londres, y también es enviado especial de la Organización Mundial de la Salud en Covid-19. “No podemos asumir que una vacuna aparecerá en absoluto, o si aparece, si pasará todas las pruebas de eficacia y seguridad”.

“Es absolutamente esencial que todas las sociedades en todas partes se coloquen en una posición en la que puedan defenderse contra el coronavirus como una amenaza constante y puedan llevar a cabo actividades sociales y económicas con el virus en nuestro medio”, dijo Nabarro.

Además, los expertos dicen que incluso si el desarrollo de una vacuna es exitoso, una vacuna eficaz podría tardar décadas en producirse. Debido al caos que el virus ha provocado en el país, el presidente Donald Trump creó una operación llamada “Operación Velocidad de la Avispa” , cuyo único propósito es encontrar una vacuna contra el virus. Moncef Slaoui, el jefe designado de la operación, dijo que no habría asumido el trabajo si no creyera que podrían producir una vacuna en 18 meses. Sin embargo, incluso Slaoui, quien es un veterano investigador de vacunas, admitió que la línea de tiempo sigue siendo “muy agresiva”.

“Nunca hemos acelerado una vacuna en un año a 18 meses”, dijo a CNN el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Houston. “No significa que sea imposible, pero será un logro heroico. Necesitamos un plan A y un plan B “.

¿Entonces qué?

La razón por la cual las vacunas son tan útiles es porque actúan para prevenir la enfermedad, por lo que los cuerpos de las personas no tienen que sufrir los efectos a veces mortales del virus. Sin embargo, los expertos sugieren que si una vacuna fallara, tendrían que encontrar una forma efectiva de tratar la enfermedad una vez que el paciente esté infectado. 

“En el VIH, hemos podido convertirlo en una enfermedad crónica con antivirales. Hemos hecho lo que siempre hemos esperado hacer con el cáncer”, Paul Offit, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas que co-inventó la vacuna contra el rotavirus, le dijo a CNN. “No es la sentencia de muerte que fue en la década de 1980”.

Una de las ventajas de encontrar un tratamiento que funcione es que al reducir los días de recuperación o la gravedad de la infección, se levantaría un peso del sistema de salud que ya se encuentra casi colapsado. Al igual que las vacunas, actualmente se están probando varios tratamientos para COVID-19. Sin embargo, la mayoría de estos se encuentran en etapas muy tempranas y aún no están aprobados para su uso rutinario en hospitales. Uno de los medicamentos más prometedores es el remidesivir, un medicamento experimental contra el ébola que ha demostrado reducir el tiempo de recuperación y disminuir las tasas de mortalidad entre los pacientes. 

Otros tratamientos incluyen plasma sanguíneo y la infame hidroxicloroquina, la cual el presidente Trump llamó “un cambio de juego”, pero no ha funcionado en pacientes muy enfermos. 

“Los medicamentos que han elegido son los mejores candidatos”, dijo a CNN Keith Neal, profesor emérito de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Nottingham, y agregó que el problema ha sido el “enfoque fragmentario” para probarlos.

¿Qué pasa si no hay vacuna?

En el escenario poco probable de que no se pueda encontrar una vacuna a tiempo, los expertos sugieren que se debe implementar un enfoque diferente cuando se trata de prevenir la infección. 

“El bloqueo no es sostenible económicamente, y posiblemente no políticamente”, dice Neal. “Así que necesitamos otras cosas para controlarlo”.

Teóricamente, el virus podría permanecer en las comunidades durante meses, o incluso décadas, si los expertos no pueden encontrar una manera de prevenirlo. Incluso con tratamientos y vacunas, el virus podría tomar la vida de miles de personas cada año si los gobiernos no encuentran una forma de controlarlo. Algunos expertos sugieren que cambiar el enfoque de la responsabilidad personal podría funcionar, requiriendo que las personas que temen estar infectadas asuman la responsabilidad y se aíslen hasta sentirse seguras. Esto también significaría más flexibilidad por parte de las empresas y los empleadores.

“(Debe) convertirse en una forma de comportamiento en la que todos atribuimos a la responsabilidad personal … tratar a los que están aislados como héroes en lugar de parias”, dice Nabarro. “Un pacto colectivo para la supervivencia y el bienestar frente a la amenaza del virus.

Adicionalmente, un sistema de salud fuerte sería una pieza vital para una existencia más segura con el coronavirus. 

“Absolutamente crítico será tener un sistema de salud público que incluya rastreo de contactos, diagnóstico en el lugar de trabajo, monitoreo para la vigilancia sindrómica, y comunicación temprana sobre si tenemos que volver a implementar el distanciamiento social “, dijo el Dr. Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical en el Baylor College of Medicine en Houston, dijo a CNN: “Es factible, pero es complicado y realmente no lo hemos hecho antes”.

La buena noticia es que a pesar de que existen algunos obstáculos, también hay algunas resoluciones prometedoras. Por ejemplo, aunque el coronavirus ha mutado antes, no lo hace tan rápidamente como el VIH, o incluso la malaria, que es un signo bueno para una posible vacuna. Por otra parte, el virus parece ser sensible a algunos de los medicamentos para el tratamiento que se están probando. 

Por su parte, el Dr. Fauci se mantiene optimista. “Será una cuestión de ‘cuándo’ y no de ‘si’”, dijo en relación con tener una opción de vacuna en nuestro futuro.

Ingrese al botón  “Ir a la página anterior”  si desea volver a revisar la información.

Ir a la página anterior

Ir a la página anterior

Alexandra Tirado Oropeza es una periodista de Venezuela que cubre temas políticos, de inmigración, entretenimiento y justicia social para Noticias para Inmigrantes. Se mudó a los EE. UU. en 2014 para obtener el título en periodismo en la universidad de Tampa. Después de su graduación se trasladó a Los Angeles donde trabaja como periodista y escritora independiente. Es defensora de la igualdad de derechos, justicia social, libertad de expresión, arte y los perros.