COVID-19

Directora de Florida Va Más Allá Para Ayudar a las Familias Migrantes Durante la Pandemia de Coronavirus

Pinterest LinkedIn Tumblr

La directora de una escuela primaria de Florida está ayudando a sus estudiantes y sus familias, la mayoría de los cuales son trabajadores migrantes, a mantenerse protegidos e informados durante la pandemia de coronavirus.

El viaje de Zulaika Quintero desde la cosecha de cultivos cuando era niña hasta convertirse en la directora de la Escuela Comunitaria Immokalee le ha dado ideas para ayudar a empoderar a su comunidad durante la crisis actual.

A la edad de 3 años, Zulaika y su familia abandonaron su hogar en Zacatecas, México, y cruzaron el Río Grande en una balsa de goma. “Cruzamos en diferentes momentos, algunos de nosotros cruzamos con mi papá y luego vino mi mamá”, dijo Quintero. “Mi mamá cruzó por separado, solo para asegurarse, en caso de que uno de ellos fuera atrapado, el otro no”.

La familia de Zulaika se dirigió al condado de Immokalee, donde vivía como una estudiante indocumentada. Al crecer, Zulaika comenzó sus años escolares tarde o lo dejaba durante cinco semanas a principios del otoño, ya que la familia Quintero trabajaba en todo el sureste durante la temporada de cosecha.

Pero Zulaika perseveró en su escolaridad y se graduó cum laude de la Universidad de Florida. Trabajó en la radio y en el sector privado en Carolina del Norte antes de decidir regresar al condado de Immokalee y abogar por los trabajadores migrantes.

Su trabajo finalmente la llevó a la Escuela Comunitaria Immokalee, donde ahora supervisa la escuela primaria bilingüe de 244 estudiantes, donde el 90% de ellos provienen de familias migrantes, dijo.

“Muchos de nuestros estudiantes vienen con el español como idioma dominante, y les toma un poco de tiempo adaptarse al idioma inglés”, dijo Zulaika. Ella implementó el programa de lenguaje dual cuando asumió el mando como directora, aumentando la calificación de la escuela de una institución D a una B.

Muchos de los estudiantes de Zulaika enfrentan un gran desafío en las pruebas estatales, ya que las pruebas en inglés representan una desventaja para muchos estudiantes de Immokalee a quienes les iría mejor si las pruebas fueran en español.

A pesar de esos desafíos, ahora la comunidad Immokalee se enfrenta a muchos más debido al coronavirus. Al igual que muchas otras escuelas, los estudiantes de Immokalee se están adaptando a un modelo de aprendizaje a distancia en respuesta a las órdenes de “quedarse en casa” en todo el país.

Mientras Zulaika y su equipo de educadores se enfocan en ayudar a sus estudiantes a acceder a la tecnología, al internet gratis y a puntos de acceso, los recursos de aprendizaje de español no están disponibles para los estudiantes del programa de lenguaje dual, dijo. “Los recursos en línea son escasos para nuestro programa en este momento”, dijo Zulaika. “No tenemos las mismas herramientas y las mismas oportunidades que tenemos para nuestro programa de inglés”.

Si bien todos los estudiantes de Immokalee estudian desde casa, muchos de sus familiares, incluidos el padre y el hermano de Zulaika, todavía trabajan en los campos. El impacto de esta realidad llevó al equipo de Zulaika a comenzar a servir cenas para familias de 4 a 6 p.m. en la escuela, cuando muchos trabajadores agrícolas llegan a casa después de terminar sus turnos.

Si bien es incierto cuándo las escuelas volverán a abrir a los estudiantes, o cuándo la nación volverá a la normalidad, Zulaika continúa buscando formas de apoyar a las familias inmigrantes en su escuela. Y esta educadora que una vez vivió una experiencia muy similar a la de un niño inmigrante, con padres que trabajan en el campo, es un ejemplo de esperanza para sus alumnos y la comunidad Immokalee.

Este artículo llega a usted a través de una asociación sin fines de lucro y de redacción con nuestros amigos del Project Pulso. Visite Project Pulso aquí para obtener más información: https://projectpulso.org/